Buscar

lunes, 6 de febrero de 2012

IMÁGENES PERDIDAS DE LA MEMORIA


Mi madre, Luz Divina y mi tía María, en el Rocío sentadas en la
 enrramá.

 Mi madre y mi tía, han esperado toda su vida la vuelta de su padre, o al menos los restos de su fosa. Mi tía tenía 14 años y mi madre 12 cuando fusilaron a mi abuelo Isidro. Mi abuela quedó viuda de "rojo" y con cinco hijos, mi tío Isidro con unos meses.
Después de enterarse del asesinato de mi abuelo en Hinojos, con siete almonteños más y Frasquita la "Charamusca", única mujer fusilada en Almonte; mi abuela abortó de su sexto hijo. La Guerra Civil marcó una tragedia permanente en mi familia. Mi madre siempre me ha pedido que buscara a su padre. Hoy, con un Alzheimer muy avanzado, te pide con su mirada que no dejemos esa búsqueda. De hecho si se habla junto a ella de este tema, las lágrimas saltan a sus ojos y aunque no articula palabras. "Quiero, poder enterrar sus "huesesitos" en el cementerio de Almonte, junto a tu abuela María". Es como un deseo heredado por la familia al que no debemos fallar. Estamos luchado para ello.











TODAVÍA EN LA FOSA

                               Ahora que el Gobierno de España está liado con la exhumación de Franco y que estamos viviendo una exal...