Buscar

sábado, 10 de septiembre de 2011

Trágico 4 de septiembre

Parece ser que la noche del tres de septiembre de 1936, mi abuelo estaba en la cárcel de Almonte, hoy un Centro de Doñana, cuando en la madrugada, lo montaron en un camión, con once o doce personas más del pueblo y se lo llevaron a Hinojos. Unos cuentan, que en los pinares de Hinojos, junto a un pino gordo que hay en la entrada y otros que fue en las tapias del cementerio, donde los fusilaron. El que disparó a mi abuelo y al resto, eran de Almonte, algunos de ellos amigos de bares y de charlas. "El Gato", que fue el que disparó y asesinó a mi abuelo, dijo: "A Isidro lo mato yo". Después fueron enterrados en una fosa común en el cementerio de Hinojos. Cuando llegaron a Almonte cobraron unas pesetas, algo de comida y un litrillo de vino, ese fue el pago que le hicieron por el fusilamiento de mi abuelo y sus compañeros.
Hace años, el alcalde de Hinojos, Manolo Naranjo de IU, no consintió que hiciéramos unas catas para ver donde estaba localizada la fosa. Solo, y después de la reclamación que puse, se dignó a contestarme una fría carta, pasados más de cinco meses, en la que decía: "No hay constancia de que quede aún la fosa común de la Guerra Civil. En Hinojos, no queremos abrir estas heridas, aquí no mataron a nadie del pueblo".
El 10 de agosto, Santiago Padilla, Vicepresidente de la Hermandad Matriz de Almonte,elogiaba a los hinojeros por ser un pueblo sin víctmas. Hay que decir, que allí mataron a doce personas de su pueblo Almonte, que no merecieron ni unas líneas en el artículo mencionado. Gracias Santiago...

Seguiremos luchando para recuperar al menos los restos de estos asesinatos aunque ahora el PP pretenda anestesiarnos a todos con la crisis y el número de parados. El PP no va a apoyar este movimiento. ESO HAY QUE TENERLO EN CUENTA

TODAVÍA EN LA FOSA

                               Ahora que el Gobierno de España está liado con la exhumación de Franco y que estamos viviendo una exal...